Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

VILLANCICOS: EL CANCIONERO DE UPSALA

 

El Cancionero de Upsala es una colección de villancicos del siglo XVI. Se trata de una recopilación realizada en la corte del virrey de Valencia. Debe su nombre a haber sido descubierto, el único ejemplar conocido, por el diplomático español Rafael Mitjana en la biblioteca de la Universidad de Uppsala, en Suecia, en 1907. También es conocido como Cancionero del Duque de Calabria, Cancionero de Venecia y
Cancionero del Virrey de Valencia. La edición original salió de la imprenta de Jerónimo Scotto, en Venecia, en el año 1556.

Conviene aclarar que el villancico, en música, es un modelo compositivo que no comprende sólo música navideña. El villancico no es exclusivamente religioso y, si lo es, no necesariamente hace referencia a la navidad. De hecho, de los setenta villancicos que contiene el Cancionero de Upsala, sólo trece están pensados para ser cantados en navidad. Aparecen en el capítulo “Villancicos de Navidad a tres bozes” y entre ellos encontramos los hermosos y aún cantadísimos en Nochebuena “No la debemos dormir”, “Dadme albricias hijos de Eva” o “Yo me soy la morenica”.

La música recogida en el Cancionero de Upasala es de finales del S. XV y principios del S. XVI. Todas las obras que contiene el Cancionero de Upsala son atribuidas a autores españoles, salvo una pieza compuesta por Nicolás Gombert, compositor muy vinculado a la música española. Los textos de las canciones están escritos en castellano, catalán y gallego. De las 54 piezas que tienen texto, 48 son en castellano, 4 en catalán y 2 en galaico-portugués.

F.A.


DADME ALBRIÇIAS HIJOS D’ EVA (ANÓNIMO)
Cancionero de Uppsala o del Duque de Calabria

LETRA:

¡Dadme albriçias, hijos d’ Eva!
— ¿Di de qué dártelas han?.
Que es nasçido el nuevo Adan.
— ¡O hy de Dios, y que nueva!

Dádmelas y haved plazer,
Pues esta noche es nasçido,
El Mexías prometido,
Dios y hombre, de mujer.
Y su nasçer nos relieva
Del pecado y de su afán,
Pues nasçió el nuevo Adan.
— ¡O hy de Dios, y que nueva!

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies