VISITA A LA COLONIA PUIG (Ctra. Monistrol-Marganell, Barcelona)

“Nada es tan bello como las ruinas de una cosa bella” (Auguste Rodin)

Ultima escapada montañera muy poco antes de que empezara este odioso confinamiento decretado por el actual (des)Gobierno de majaderos y de psicópatas terminales: estamos hablando de la visita a la Colonia Puig, antiguo hotel-balneario -de lujo- cerca de Monistrol de Montserrat (Barcelona), al lado de la carretera que comunica los municipios del ya citado Monistrol de Montserrat y Marganell, y que nos lleva directos al Monasterio de Montserrat; justo enfrente de la misma se encuentra el Monasterio de Sant Benet -que también visitamos-, levantado en los años 50 del pasado siglo. El hotel en concreto lleva abandonado desde los años 80, hoy en estado ruinoso pero ubicado en una zona privilegiada y de espectacular belleza, en la falda de la montaña sagrada de Montserrat.

Cuando estalló la Cruzada de Liberación Nacional de 1936-39 el hotel de marras se convirtió en un hospital de sangre al servicio del criminal y genocida Gobierno demo-marxista, alojándose a heridos del bando rojo, tras la Cruzada volvió a usarse como hotel de lujo, pero poco a poco fue perdiendo la fama que le antecedió hasta que cerró definitivamente sus puertas a finales de los años 80 cuando ya la actividad era prácticamente nula, de hecho ya desde mediados los 50 comenzó su resuelto camino hacia el ocaso.

Como dato curioso a destacar, en dicho hotel se alojó durante su convalecencia el gallego Alejandro Finisterre, seudónimo de Alejandro Campos Ramírez, poeta, inventor, editor y según nos cuentan creador del futbolín, que resultó herido en Madrid en 1936 y fue trasladado al hotel para acelerar su recuperación por los problemas respiratorios que arrastraba. Amante del deporte, pero gravemente herido en sus piernas por las heridas de la guerra quedándole secuelas, observando además que los niños ingresados no tenían nada con lo que jugar, el Sr. Finisterre se alió con un carpintero de Monistrol para crear, en el mismo hotel, el primer futbolín español, patentado en 1937 y gran invento que hizo las delicias de los más jóvenes (y no tan jóvenes…) hasta bien entrada la década de los 70 (incluso después). El susodicho se exilió tras la finalización de la Cruzada en 1939 a América de Sur, y cual sería su sorpresa cuando regresó a España en los años 60 -terrible “represión franquista”…- , y observó que su creación se había convertido poco más o menos que en una especie de “deporte nacional”.

El edificio en cuestión fue inaugurado según algunas fuentes en 1912, 1918 según otras. El tipo arquitectónico del mismo es a medio camino entre el novecentismo y el modernismo, dos tipos constructivos y arquitectónicos en pugna en la Cataluña de entonces. De hecho en mucha obra civil se solían mezclar elementos de ambos tipos arquitectónicos que convivieron con cierta simultaneidad (recordemos al gran Eugenio d’Ors, gran amante y apasionado del mundo grecorromano-, como uno de los principales representantes del primero condenando al segundo por “caduco y decadente”, habiendo él estado inicialmente vinculado a éste último).

Aunque hoy se encuentra vallado y en teoría está prohibido entrar en el interior del edificio por peligro de derrumbes, no es complicado introducirse en el mismo, al fin y al cabo y generalmente hoy suele ser terreno de pasto de gilipollas variados; desde imbéciles que ven OVNIS hasta en la sopa, pasando por chiflados en busca de psicofonías, guarros atolondrados fumetas, tarados satanistas, etc. En fin…

Las ruinas en general, pero más cuando se trata de edificios o estructuras de cierta antigüedad y belleza, lo que nos atraen de ellas es la potencialidad destructiva de la Naturaleza y del Tiempo, son testimonios y restos de un pasado, remoto o más o menos reciente, pero también del vigor creativo y constructivo del genio humano, en definitiva huellas de un pasado sumido irremediablemente a la Cadena de la Mortalidad a la que todos estamos expuestos. Esperaremos ansiosos a la salida del maldito confinamiento impuesto muy democráticamente por la hez para organizar nuestra próxima marcha totalitaria, que esperamos no se demore en demasía… ¡¡SEMPER FIDELIS!!

FUERZA HONOR Y TRADICIÓN

Joan Montcau

 

Be Sociable, Share!

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate