Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿VOX FASCISTA?

Voy a romper una lanza “a favor” de VOX. Indistintamente se le tilda, por los medios y organizaciones políticas de todo pelaje, de partido fascista o de extrema derecha. Al igual que sucediera con Podemos, cuando irrumpió en la escena política tras las concentraciones del 15-M del año 2011 y se aprestaran a colocarle el cascabel ideológico respectivo, ahora ha sucedido con el partido emergente VOX. Al parecer al sistema le molesta todo cuanto no es capaz de definir, situar, controlar y deglutir de cuanto emerge en política.

Y es cierto que las proclamas de VOX en cuanto a defensa de la unidad de España, en contra del separatismo de Cataluña, en contra del islamismo radical y de la construcción de mezquitas en suelo español, de la invasión foránea y del Estado de las Autonomías dejan poco margen de error a posicionar a VOX en el terreno siempre difuso de la extrema derecha y por algunos no muy avezados -o muy malintencionados- en el terreno del fascismo. Aunque una cosa es lo que vocean y otra lo que después pondrán en práctica.

Pero, en contra de este posicionamiento, tenemos que por boca de voces autorizadas del propio partido pistacho se han desmarcado de algunas “acusaciones” dejando escrito que VOX no es un partido fascista, ni racista, ni nacional-socialista, es más, que se trata de un partido antifascista, antirracista y antinazi. Y como “contradictio in terminis” busca parte de su rédito electoral en estos mismos sectores.

Y por otro lado, VOX se posiciona del lado de lo que se ha venido en denominar la extrema derecha sionista europea, junto a otros partidos presentes en distintas naciones de Europa que con un ropaje “fascista” venden una mercancía averiada que solo hace hincapié en la lucha contra la invasión foránea sin mencionar el origen, instigación, financiación y beneficiarios del fenómeno migratorio, todo cuanto concluye en organizaciones como OPEN SOCIETY y sus instrumentos OPEN ARMS, AQUARIUS y otros del mismo calibre, propiedad de GEORGE SOROS, conocido “filántropo” sionista.

Así, VOX, desde el año 2016 , proclama que Israel es parte de nuestras raíces, historia y cultura y que es la única democracia real en toda la zona desde Marruecos a Afganistán, y que sus instituciones son abiertas y no discriminan por razón de sexo o religión. Sigue diciendo que Israel es un país occidental por su cultura, valores, instituciones y forma de vida. Y que está lejos de ser una tierra de sangre y violencia. VOX condena que se iguale en el plano moral a las víctimas, Israel, y sus enemigos. Añade que Israel ha estado en la vanguardia de la lucha contra el terrorismo. Y estima que los lazos con Israel deben profundizarse en todos los ámbitos. Y todo esto lo escribe y se supone que lo defiende sin el menor rubor. Y aquí lo dejamos.

Allá VOX con sus creencias y con sus querencias. Pero no se puede poner una vela a Dios y otra al diablo. Y es que no es igual la extrema derecha que el fascismo. ¿A alguien se le ocurre que una ideología o un movimiento en la órbita del fascismo (dicho esto en plan genérico) o más concretamente de los nacionalismos europeos de entreguerras, puede ahora de repente cambiarse de bando y apoyar a sus seculares antagonistas en lo político, lo material y lo espiritual en cuanto a concepción del mundo?. No tiene mucho sentido, si no es para engañar incautos.

No es momento para definir aquí previamente lo que es y supone el fascismo. El que tenga interés que acuda a los centenares de libros y documentos sobre la materia y saque después sus propias conclusiones. Pero lo que está claro es que VOX es un partido (no un movimiento) del sistema, uno más, recambio del cuasi fenecido Partido Popular, del que vienen sus máximos dirigentes, desde Abascal hasta Bardají, quien con el hoy líder del P.P., Casado, constituyeron en 24 de septiembre de 2010 la Fundación Friends of Israel Iniciative (ver B.O.E. n. 282, de 22/noviembre/2010). Quien quiera entender, que entienda.

Cada uno es muy libre de elegir en lo que cree, a quien votar o no, pero que no se llame a engaño ni quiera engañar a sus “amigos”. Tengo, en lo personal, varios amigos -por excamaradas-, que han virado hacia Vox o directamente se ha afiliado. Nada me han dicho, pero aquí nos conocemos todos. Que vayan a pescar a otras aguas y que nos dejen en paz. Con nuestros aciertos y nuestros errores. Pero sobre todo que nos dejen en paz con nuestra lealtad a unos mártires, a una Idea y a un pueblo. Y cuando, otra vez más, se sientan desencantados de haber seguido cantos de sirena desde el posibilismo de VOX, que no giren sus ojos hacia nosotros, que sigan su camino. En nosotros tendrán el respeto que como personas merecen, pero nuestro desprecio en lo ideológico y en lo político ya que han estado advertidos hasta la saciedad del error que representa creer en el sistema del 78 y en quienes retuercen un ideal honesto y limpio.

Señores del sistema, señores de los medios de informacion : No, VOX no es fascista. VOX es ultraderecha del sistema pura y dura. No nos ofendan.

LLÁCER
26 de noviembre de 2018
Día de San Conrado


 

VOX, Israel y Oriente Medio

https://www.voxespana.es/vox-israel-y-oriente-medio

Be Sociable, Share!

    3 thoughts on “¿VOX FASCISTA?

    1. VOX es un partido con un ideario semejante a la Alianza Popular de los años 80 ..de fascismo, nada, de liberal conservador,todo. No es ni siquiera comparable al, en mi opinión, famoso error-pacto de la eurodestra de finales de los 70…lo dicho VOX es conservador. ..y punto. ..

    2. VOX … Huelen a Sinagoga de Satán … Tufillo retrón travestido de ‘quiero y no puedo’ … A kippa calada cual chalacot supremacista WASP …
      Como siempre, disidencia controlada por ‘ellos’ (Obey) …

    3. Puedo llegar a entender al desesperado que vota VOX pensando que puede ser un medio para llegar a un fin… pero los ILUSOS y los PAPANATAS que creen que votando a VOX va a cambiar algo, esos no me dan ni pena, ni lástima

      Pactarán con PP y Ciudadanos, moderarán su discurso, y al final los más decentes dentro de ese partido -dos o tres cargos, no más, se pueden contar con los dedos de la mano- se largarán a opciones más honestas tipo Respeto o ADÑ o dejarán la política profesional

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies