WALTER EL ALEMÁN

Curso 1970-71. Estudiaba 2° de Derecho. En las vacaciones de Navidad, había hecho el cursillo para ingresar en A.U.N. (Acción Universitaria Nacional), una Organización estudiantil creada para hacer frente a la subversión comunista en la Universidad. Mi ingreso en AUN me proporcionó dos de los más grandes camaradas que he conocido: José S y Alfonso B. El tercero, Antonio G-M, era amigo mío desde el Colegio.

Entre semana, en los días lectivos, era raro aquel en que no había acción política en las Facultades: colocación de carteles -y su defensa-, enfrentamientos por nuestros carteles o por los del PCE, asambleas, acción punitiva contra las manifestaciones de los rojos, etc.

El domingo por la mañana, estaba dedicado a visitar el Rastro, en concreto, el Puesto de Walter el Alemán. En torno a ese Puesto, se reunían antiguos divisionarios, militantes de AUN, de los Guerrilleros de Cristo Rey, de alguna Organización falangista y de CEDADE. Charlas políticas, reclutamiento de gente para acciones previstas, compra de libros -de temática histórica, política o militar- e insignias. Así transcurría la mañana, hasta que Walter y su ayudante -un joven español llamado Gabriel- levantaban el Puesto, guardaban todo el material en un viejo vehículo y daban por terminada la jornada. Casi todos los domingos, había camaradas en ese Puesto para protegerlo. Eso funcionó como disuasión. Un domingo, que sólo estuvieron Walter y Gabriel, un grupo de la LCR (Liga Comunista Revolucionaria) les atacó con piedras, cadenas y porras. La valentía de Walter y Gabriel, y la ayuda de otros vendedores del Rastro, pusieron en fuga a los comunistas, pero Walter resultó herido.

Walter era un dirigente neonazi alemán. Entiéndase bien, un militante, no un hooligan ni un delincuente tipo American X History. Tendría unos 50 años -al inicio de la década de los 70-. Se llamaba Walter Matthaei y había sido Capitán de la Werhmacht. En 1948, se unió al SRP -Sozialistische Reichspartei: Partido Socialista del Imperio), que dirigía Otto Remer. Walter, que era un joven ex-Oficial, fue uno de los dirigentes de la Organización Juvenil del Partido, Reichsjugend -la Juventud del Reich-.

El 23 de Octubre de 1952, el Tribunal Constitucional de la RFA declaró inconstitucional el SRP, así como su Organización Juvenil, a petición del Ministro del Interior. El SRP consideraba la RFA como un Estado Títere de los Aliados Occidentales y sostenía que el legítimo Jefe del Estado Alemán era el Almirante Dönitz, al haber sido designado por Hitler.
La declaración de inconstitucionalidad supuso la liquidación del SRP y su pérdida de escaños. Pero, la Organización Juvenil pasó a la clandestinidad. En esa situación, se produjo la fusión de la misma con otras dos Organizaciones Juveniles nacionalistas: la Vaterländischer Jugend Bund – Liga de la Juventud Patriota- y la Deutsche Unitarier-Jugend. De la unión de las tres, nació la Wiking Jugend -Juventud Vikinga-. Walter fue uno de sus máximos dirigentes.

La persecución política, policial y judicial le trajeron a España. De ex-Capitán de la Werhmacht y, según se decía, miembro de una familia aristocrática de Renania, pasó a vendedor ambulante en el Rastro madrileño. En los años 70, vivía en El Tiemblo (Ávila), desde donde se trasladaba todos los domingos al Rastro. Su casa era conocida como el Torreón o el Castillo del Alemán. A principios de los 90, volvió a Alemania para pasar en su patria sus últimos años. Legó su casa de El Tiemblo a Gabriel. Y falleció en Alemania en la década de los 90. Al igual que la Wiking Jugend, que fue prohibida por el Ministro del Interior de la República Federal Alemana, el 10 de Noviembre de 1994.

La Lealtad tiene un precio muy alto en un Mundo de ruinas.

PEDRO PABLO PEÑA

 

Be Sociable, Share!

    1 thought on “WALTER EL ALEMÁN

    1. No le llegué a conocer, pero sí estuve en el Rastro un par de veces a principios de los años 90 en su puesto, imagino que se lo dejó a su ayudante Gabriel, ya que la persona que atendía el puesto era español. Todavía conservo la pegatina de Juventud Vikinga. ¡Qué tiempos aquellos! El puesto en el Rastro de Walter el Alemán, el puesto de Paco el Metralleta en la puerta de los bajos de Goya,..

    Comments are closed.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Web translate